Las 10 mejores cosas que hacer en San Telmo

Diez actividades que hay que hacer en San Telmo, uno de los barrios con más encanto de Buenos Aires, famoso por sus callecitas adoquinadas, casonas coloniales, pequeños cafés, museos y tiendas de antigüedades.

1- Una visita a la Plaza Dorrego:

San Telmo Plaza Dorrego
Plaza Dorrego. CC. En el Flickr de gusf.

Cualquier paseo por San Telmo, debiera incorporar una visita a la Plaza Dorrego, corazón del barrio y una de las plazas más animadas de Buenos Aires, rodeándose de cafés, restaurantes, mesas al aire libre, espectáculos callejeros y tiendas de antigüedades.

Esta plaza es la segunda más antigua de la ciudad, conociéndose en sus orígenes como Alto de las carretas, al ser el lugar donde esperaban los carros tirados por bueyes, antes de cruzar el arroyo que fluía por la calle Defensa y el Pasaje San Lorenzo. Hoy si bien presenta un aspecto bastante distinto, mantiene en sus alrededores varios edificios históricos de finales del XIX y principios del XX.

2- Un domingo en la Feria de Cosas Viejas y Antigüedades de San Pedro Telmo:

San Telmo Feria de Antiguedades
Feria de Cosas Viejas y Antigüedades de San Pedro Telmo. CC. En el Flickr de Egnaldo Oliveira.

Otra actividad imperdible en San Telmo, es el paseo por su Feria de Antigüedades, un centro de anticuarios que funciona cada domingo en Plaza Dorrego y sus calles adyacentes, donde adquirir arte, objetos curiosos y antigüedades.

Esta feria de anticuarios, es posiblemente una de las más famosas de Sudamérica, datando de 1970, cuando un grupo de vecinos, se reunió para vender antigüedades y cosas viejas acumuladas en sus viviendas. Desde este momento, la feria se transformo en un éxito, pasando a contar hoy en día con 270 puestos y cerca de 20.000 visitantes por domingo.

3- Una visita de anticuarios en el Pasaje de la Defensa:

San Telmo La Defensa
Pasaje de la Defensa. CC. En el Flickr de Paula soler-moya.

Otra visita interesante para curiosos y anticuarios, es la que se puede realizar en el Pasaje de la Defensa, una galería de antigüedades situada en una antigua casona de finales del siglo XIX, la cual funcionó como residencia de la acaudalada familia Ezeiza, hasta que éstos la abandonaran luego de la epidemia de fiebre amarilla de 1871.

Esta antigua casona, es también un valioso testimonio del estilo italianizante que reinaba en las construcciones de la época, traído a Argentina por la ola de inmigrantes italianos que empezaron a llegar desde 1850. Algunos rasgos característicos de este estilo, son la organización de la vivienda en torno a tres patios o los detalles ornamentales elaborados con hierro fundido.

4- Una visita al Mercado de San Telmo:

San Telmo Mercado
Mercado de San Telmo. CC. En el Flickr de Wally Gobetz.

Para terminar el circuito de anticuarios que ofrece el barrio, se puede realizar una visita al Mercado de San Telmo, un interesante punto de encuentro entre porteños y turistas, donde convergen tradicionales puestos de alimentos frescos, con venta de antigüedades y locales gastronómicos.

El edificio que data de 1897, es Patrimonio Histórico Nacional, teniendo el interés de considerarse un claro ejemplo del estilo italianizante de la época, reconocible en el uso de estructuras de hierro, símbolo de la modernidad a fines del siglo XIX, y los cuidados detalles ornamentales de la fachada.

5- Una pequeña pausa en la Casa Mínima:

San Telmo Casa Minima
Casa Mínima en San Telmo. CC. En el Flickr de Heidi De Vries.

Uno de los curiosos sitios que esconde San Telmo, es esta pequeña vivienda colonial, la cual tiene el interés de ser la más estrecha de Buenos Aires, con un ancho de apenas 2,5 metros.

La vivienda fue construida en el siglo XVIII, conociéndose poco sobre su historia. El mito popular, la adjudica a un esclavo liberto, cuyo amo le habría proporcionado el terreno para levantar la construcción.

6- Una parada histórica en el Viejo Almacén:

San Telmo Viejo Almacen
Viejo Almacén en San Telmo. CC. En el Flickr de Cary Bass-Deschenes.

El Viejo Almacén, es otro de los edificios de San Telmo, que permiten sumergirse en el Buenos Aires colonial, correspondiendo a un inmueble de finales del siglo XVIII que funcionó como pulpería, proveyendo de todo lo que entonces era indispensable para la vida cotidiana.

Caído en el abandono con el pasar de los años, fue recuperado y transformado en 1969 en una tanguería, por el músico y compositor argentino Edmundo Rivero. Hoy es una buena alternativa para disfrutar de espectáculos de tango y gastronomía.

7- Una parada arqueológica en el Zanjón de Granados:

San Telmo Zanjon de Granados
Zanjón de Granados. CC. En el Flickr de Valerie Hinojosa.

Posiblemente uno de los sitios históricos más fascinantes de Buenos Aires, es el Zanjón de Granados, un espacio arqueológico descubierto en 1985, en el cual fueron encontrados diversas construcciones, que logran dar cuenta de 400 años de historia de la ciudad.

La estructura principal del sitio arqueológico, lo constituye el entubamiento de un ya desaparecido riachuelo, una obra de ingeniera colonial, del cual aún se pueden apreciar una serie de túneles, muros, aljibes y pozos ciegos.

8- Un recorrido por el Paseo de la Historieta y una fotografía con Mafalda:

San Telmo Mafalda
Mafalda, Susanita y Manolito en calle Defensa. CC. En el Flickr de Claudio Bustos.

Una fotografía junto a Mafalda, es una de las actividades clásicas de quienes visitan Buenos Aires, sin embargo, lo que pocos saben es que esta divertida escultura, es solo parte del Paseo de la Historieta, un circuito de aproximadamente 1 kilómetro, decorado con esculturas a escala real de famosas caricaturas argentinas.

Este curioso paseo, se inicia en la intersección de las calles Defensa y Chile, con las legendarias caricaturas de Quino: Mafalda, Susanita y Manolito, finalizando cerca del Museo del Humor en Puerto Madero, con la creación de Mordillo: La Jirafa.

9- Una mirada a los museos de arte de San Telmo:

San Telmo Museo Contemporaneo
Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires. CC. Fuente: Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires – Milla Cultural del Sur.

Para interesados en el arte, una excelente opción es el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMBA), hogar de más de 7000 obras de arte moderno y contemporáneo de los siglos XX y XXI, entre las que figuran obras de connotados artistas internacionales, como Salvador Dalí, Pablo Picasso, Joan Miró y Henri Matisse, entre otros.

Al lado del (MAMBA), se encuentra el Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires (MACBA), un museo inaugurado el 2012, concebido para albergar la colección privada del coleccionista Aldo Rubino, quien desde la década de los 80, se dedicó a adquirir pizas de arte, ligadas a la pintura abstracta y geométrica internacional.

10- Un paseo por los jardines del Parque Lezama:

San Telmo Parque Lezama
Parque Lezama. CC. En el Flickr de Patricio Espigares.

Para quienes buscan actividades al aire libre en San Telmo, una buena alternativa es disfrutar de un paseo por los jardines del Parque Lezama, un pequeño, pero encantador espacio urbano, donde admirar grandes arboledas, esculturas, monumentos y un pequeño anfiteatro.

Dentro del parque, se emplaza el Museo Histórico Nacional, donde se exhiben más de 50.000 piezas relacionadas con la historia de Argentina. Tanto el museo como el parque, fueron propiedad del terrateniente Gregorio Lezama durante la segunda mitad del siglo XIX, correspondiendo el primero a su lujosa mansión, y el segundo a sus jardines privados.

Más de Buenos Aires

Si buscas más información de Buenos Aires te pueden interesar los siguientes artículos:

Que hacer en Buenos Aires.
Mapa turístico de Buenos Aires.
Recoleta, Palermo, Puerto Madero y Caminito.

Al mismo tiempo, si crees que alguna de las mejores actividades que hacer en San Telmo, ha quedado olvidada en esta nota no dudes en dejar tus comentarios en la casilla inferior.

2 thoughts on “Las 10 mejores cosas que hacer en San Telmo”

Leave a Comment