Turismo de la Destrucción en Chile: ¿Puede el país beneficiarse del desastre?

Enviajes.cl publica el siguiente artículo escrito por Luis Enrique González, quien nos presenta una interesante propuesta sobre las posibilidades de desarrollar un Turismo Telúrico o Sismoturismo en Chile.

“Cierto que los terremotos traen desgracias y no son deseables, pero un modo de paliar sus efectos negativos para la economía y el país, es reconvertirlo en un turismo de riesgo para ofrecerlo como un factor de adrenalina ineludible para muchos turistas aventureros.”

Turismo Volcan Lanin
Volcán Lanin. En el Flickr de Ryan Smith.

Uno de los problemas que alejan o perjudican el desarrollo turístico de Chile es su naturaleza sísmica. Pues, importantes edificios históricos y patrimonios arquitectónicos se han perdido por causas de devastadores terremotos sucedidos en el pasado. A esta situación de escasez de patrimonios turísticos urbanos, súmase el temor de muchos potenciales turistas que no visitan el país por un temor exagerado a los terremotos.

Pero si hacemos un análisis más objetivo del asunto, tanto la sismología como la vulcanología es un tema geológico fascinante y desde este punto de vista se le puede sacar mucho provecho para el turismo de intereses especiales, ya sea como turismo científico, turismo de cultura geológica o incluso como turismo de aventura extrema.

Pues, si se ofreciera la suficiente seguridad integral y el rápido acceso al lugar del fenómeno, sin duda alguna que muchos turistas aventureros se atreverían a experimentar la sensación real de un terremoto u observar en vivo una erupción volcánica. Lo importante es, convertir una amenaza turística en un potencial turístico y para ello es necesario materializar toda la creatividad posible e invertir en ella.

Esta propuesta pudiera parecer una locura o una temática impracticable, pero a decir verdad, en Hawái por ejemplo, desde hace años se explota un turismo vulcanológico promocionado y desarrollado por los mismos científicos norteaméricanos.

En el Estado de California se explota el turismo sísmico, con plataformas que simulan temblores y hasta terremotos, visitas guiadas a fallas geológicas provocadas por los terremotos, vuelos chárter que visitan el lugar del siniestro a vuelo de pájaro, etcétera.

PROPUESTA

Turismo Volcan Villarrica
Volcán Villarrica. En el Flickr de Jennifer Morrow.

Como bien se dijo en la introducción, respecto a la naturaleza sísmica de Chile, se propone transformar esta constante amenaza en un atractivo turístico constante. Para tal fin se proponen plasmar algunas ideas básicas, que a su vez se pueden enriquecer con el tiempo con inversiones en nuevos proyectos y materialización de nuevas fórmulas para este nuevo tipo de turismo que bautizamos como sismo-turismo.

A continuación, veamos las propuestas más atractivas:

Museo Sismológico Nacional: Consiste en la construcción de un museo científico, educativo, didáctico y lúdico en torno a la temática geológica de los terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas.

Bunkers turísticos o fortines de observación volcánica: Consiste en construir bunkers de observación cercana a los volcanes más activos o propensos a erupcionar a fin de apreciar su actividad volcánica con total seguridad. Estos bunkers o fortines vulcanios estarán conectados por un túnel de seguridad hacia un camino, helipuerto, descampado distante o carretera de rápida evasión cuando la observación del fenómeno se torne excesivamente peligrosa.

Miradores volcánicos: De la misma finalidad anterior, pero mucho más distanciados del punto neurálgico del fenómeno para la seguridad del turista y por tanto destinados a turistas sin equipamiento de seguridad, temerosos o con bajo presupuesto que no pueden pagar el servicio de una observación en bunker profesional.

Centro de sismología turística: Así como existen observatorios astronómicos de carácter científicos y también observatorios astronómicos turísticos, de igual manera puede hacerse con la sismología. La idea fundamental consiste en construir o habilitar un “Parque sismológico turístico” con diversas infraestructuras de cara al turismo. Veamos cómo sería este centro y que infraestructuras se ofrecería al turista:

  1. Centro sismológico tradicional abierto al turismo.
  2. Simulador de sismos que consiste en una plataforma que imita los movimientos telúricos y en diversos grados de la escala de Richter a fin de que el turista experimente por sí mismo la sensación de un terremoto.
  3. Sala de instrucción practica para saber actuar en caso de terremotos, erupciones volcánicas o tsunamis.
  4. Estudio de Maquetación para recrear un decorado post terremoto.
  5. Tienda de ventas, como piedras volcánicas, tallados artesanales en materia volcánica, postales de volcanes, manuales de acción y socorro frente a terremotos y tsunamis, botellas de vino o pisco con diseño de volcán, etcétera.
  6. Biblioteca temática geológica, destinada para visitas de grupos escolares, turistas e investigadores aficionados.
  7. Museo de la Construcción antisísmica: que consiste en un museo testimonial y especializado en las técnicas de construcciones antisísmicas tanto en las tradiciones artesanales y ecológicas como de las más modernas tecnologías.

Junto con la materialización de las propuestas mencionadas ya sea por parte del gobierno o de los municipios, sería interesante facilitar el surgimiento de empresas turísticas o agencias de viajes que exploten este nicho de mercado de aventura extrema dentro de la temática del turismo aventura:

Empresa de Turismo Aventura Extrema: que sería una empresa especializada en el sismo-turismo instantáneo apenas ocurra un terremoto o sismo, ofreciendo vuelos chárter para visitar el lugar del siniestro o vuelos guiados en helicópteros para observar a vista de pájaro las erupciones volcánicas, el movimiento telúrico de montañas, etcétera.

Agencia de viajes especializadas en sismo-turismo: que serían agencias de viajes especializadas en vulcanología y geología, ofreciendo al turista diversas opciones como visitas guiadas a fallas geológicas provocadas por los terremotos, excursiones al volcanes activos, visitas a edificaciones arruinadas por terremotos, etcétera.

Con las propuestas que se acaban de mencionar, es más que suficiente para cambiar la percepción del turista extranjero que huye de Chile por temor al terremoto y por el contrario volverlo un factor de interés geológico en términos turísticos para que venga a visitar el país con toda seguridad.

Cierto que los terremotos traen desgracias y no son deseables, pero un modo de paliar sus efectos negativos para la economía y el país, es reconvertirlo en un turismo de riesgo para ofrecerlo como un factor de adrenalina ineludible para muchos turistas aventureros. Por tanto se trata de convertir un horror de la naturaleza en una manifestación de la ira de la madre natura y por tanto en un potente atractivo turístico y por tanto comercial.

La materialización de la mencionada infraestructura para crear este nuevo turismo telúrico o sismo-turismo convertiría a Chile en el único referente mundial en un nicho de mercado no explotado.

Finalmente, cabe advertir con la siguiente sentencia turística muy considerada por la mayoría de potencias del turismo:

“Si no invierte en ornamentos, ni en productos turísticos, nunca se tendrá turismo de calidad.”

Por tanto, una vez desarrollada la infraestructura para esta temática turística, se debe solicitar su inclusión en todas las revistas y guías turísticas de Chile editadas tanto dentro como fuera del país.

Leave a Comment