Entrevista a Aniko Villalba: La Nómade que siempre está “Viajando Por Ahí”

Aniko Villalba es la escritora, fotógrafa y editora de uno de los blog de viajes más queridos de la comunidad hispana Viajando por ahí, un blog que narra desde una perspectiva sumamente propia sus viajes tipo “slow travel” por el mundo y sus inquietudes personales.

Una aventura que comenzó a los 22 años cuando se fue de mochilera por Sudamérica, para luego seguir por el Sudeste Asiático, Europa, África y que hoy a los 29 años la tiene viviendo en la costa de Francia (¿soñado o no?). En esta entrevista nos cuenta más de su vida, su blog y su exitoso libro que publicó a mediados del 2013 y que a la fecha ya va en la tercera edición.

Foto: Flickr Aniko Villalba
Foto: Flickr Aniko Villalba

Ya han pasado cuatro años desde el nacimiento de Viajando por ahí ¿Qué crees que fue lo que ha conllevado al éxito del blog?

No creo que haya una razón específica, supongo que se sumaron muchos factores: mis ganas de compartir lo que iba viviendo en mis viajes, las ganas de mucha gente de leer acerca de esto, la necesidad de otros de encontrar experiencias reales acerca del lugar que querían visitar… Me parece que cuando uno hace un trabajo con dedicación, creatividad, constancia y pasión, siempre va a haber alguien del otro lado a quien le sirva. Y si a esa persona le parece interesante, lo va a querer compartir con otros y así empieza el efecto bola de nieve.

Los relatos que nos narras en tu blog están muy lejos de ser la típica guía de viajes, mostrando muchas veces parajes que están fuera de cualquier mapa turístico ¿Cómo logras descubrir estos rincones? ¿Por donde comienzas en una ciudad?

Salirse del mapa turístico es mucho más fácil de lo que parece, lo que pasa es que es normal que al principio genere miedo o dudas. ¿Y si me aburro? ¿Y si es peligroso? ¿Y si no hay nada para ver? Siempre hay algo para ver: donde hay personas, hay historias (y donde no hay personas, ¡también!). A veces llego a estos lugares porque alguien me invita a través del blog o de couchsurfing, otras veces porque una persona local me propone hacer una escapada a un lugar que le gusta, otras veces de casualidad. La cuestión es estar abierto a lo que venga: así es como se descubren lugares que parecían fuera del mapa.

Foto: Flickr Aniko Villalba
Foto: Flickr Aniko Villalba

No tengo muchas reglas en las ciudades, en general me gusta salir a caminar y perderme. A veces marco en un mapa los lugares que quiero ver y camino de un punto a otro sin demasiado apuro, porque sé que ahí es cuando encontraré los detalles que más me gustan.

¿Qué es para ti lo más importante de transmitir en un relato después de recorrer un determinado lugar?

Depende mucho de mi experiencia. Si el lugar me pareció especial por algo, intento relatar eso; si no me gustó, cuento por qué; si me generó miedo o alegría, también lo cuento. No suelo ir con una idea previa acerca del lugar ni acerca de lo que me gustaría transmitir, sino que dejo que el lugar me lo diga y luego escribo al respecto.

Tienes una comunidad de lectores sumamente involucrados con el blog, ¿Cómo se fue forjando en el tiempo esta estrecha relación con las personas?

Supongo que mis lectores me sienten cercana porque ven que del otro lado del blog hay una persona real que cuenta las cosas que le pasan. Mis relatos son sinceros, hablo acerca de lo bueno y lo malo de los viajes, y eso ayuda a que la gente se sienta identificada y no vea a los viajeros como superhéroes sino como personas normales que se animaron a cambiar su estilo de vida. Y eso, a largo plazo, genera una relación con quienes me leen. Además los lectores me aportan y me ayudan mucho: me sugieren lugares que visitar y libros que leer, me cuentan sus historias de vida y sus sueños, agregan información a mis textos y me ayudan a seguir viajando con la compra de mis libros.

Vemos en Viajando por ahí, una continuo proceso de incorporar secciones nuevas ¿Cómo es el trabajo creativo para gestar estos nuevos elementos y no quedarse estancada?

Voy con cuadernos a todas partes porque nunca sé cuándo se me va a ocurrir una idea. Suelo tener buenas ocurrencias cuando estoy en movimiento, ya sea en un tren, un bus o caminando por la ciudad. Además siempre estoy pensando en cosas nuevas para escribir, así que cuando una idea aparece la apunto en mi cuaderno y luego veo qué otras ideas se generan a partir de esa. Me gusta cambiar, suelo aburrirme rápido así que siempre necesito estar pensando en algún desafío nuevo.

Hoy en día ¿Qué es lo que a ti más te gusta de Viajando Por Ahí?

Que me permite cambiar. Empezó como un blog de viajes y ahora, siento, es también un blog de vida. Al ser un espacio personal, era casi lógico que fuese mutando a la par mía, aunque me costó darme cuenta de eso. Antes pensaba que si el texto no era de viajes no podía publicarlo, ahora siento que puedo escribir acerca de otras cosas sin perjudicar al blog. Al final, los viajes son parte de mi vida y a veces es difícil separar una cosa de otra.

A mediados del 2013 te lanzaste en un nuevo proyecto publicando tu libro: “Días de viaje. Relatos en primera persona” ¿Qué fue lo que te inspiro a dar el gran salto a esta aventura?

Foto: Días de viaje. Relatos en primera persona.  Aniko Villalba
Foto: Días de viaje. Relatos en primera persona. Aniko Villalba

No es que di un salto, sino que ese siempre fue mi gran objetivo: empecé a viajar, creo yo, solo para poder escribir libros al respecto. Siento amor por los libros, me encanta leer y siempre supe que ese era el formato en el que quería publicar. Pero también sabía que no podía escribir un libro después de un mes de viaje, así que esperé a sentirme preparada. A los cinco años de haber empezado a viajar vi que ya tenía bastantes historias y sentí la necesidad de contar todo en un libro, y eso fue lo que hice.

¿Cómo lograste condensar tantos años de viajes en 352 páginas?

No fue fácil, tuve que dejar un montón de relatos afuera y editar mucho. Pero a la vez me lo tomé como el primer libro de lo que espero sea una colección de títulos, así que sé que siempre tendré espacio para seguir publicando.

¿Crees que en el libro tus experiencias tienen una mirada diferente al de la espontaneidad de los relatos del blog?

El libro mantiene la espontaneidad y la mirada que tienen los relatos del blog, pero los textos están mucho más trabajados, tienen edición, tienen la mirada crítica de otras personas y están unidos por un eje central. Además, al ver las historias con distancia, pude relatarlas como si las estuviese viviendo y luego reflexionar acerca de ellas desde otra perspectiva.

¿Crees que quedó algo pendiente para un segundo libro?
No siento que me haya quedado nada pendiente del primer libro, es decir: no voy a hacer un libro con lo que quedó afuera de “Días de viaje”, pero sí quiero seguir escribiendo otros libros acerca de viajes nuevos.

No quisiéramos terminar la entrevista sin dejar de preguntarte un poco más de tus experiencias viajeras, utilizando algunas de las tantas lúdicas secciones de Viajando por ahí (es imposible no querer jugar con ellas).

Para comenzar, si dejamos que la hilarante herramienta de Viajando por ahí “blog-oráculo” decida, nos trasladamos al azar al relato “Burbujas por ahí: Córdoba”. ¿Cómo clasificarías este tipo de viaje que se concentra especialmente en la sorpresa de los niños al ver un repentino espectáculo de burbujas?

Ese post pertenece a un proyecto que compartía con mi ex pareja: el de hacer burbujas alrededor del mundo, ir a escuelas rurales y hacer shows gratuitos y llevar la magia de las burbujas a las calles de cada ciudad. La experiencia en Córdoba fue nuestro primer viaje con ese proyecto, así que el post fue una presentación de aquella idea.

¿Cuál de todos los conceptos que recorres en la saga de tu blog Asia de la A a la Z fue el más extraño de descubrir para ti en tu viaje al Sudeste Asiático?

No sé si puedo elegir uno solo: el viaje a Asia fue un viaje a otro modo de vida. Creo que lo que más me impactó y me gustó del continente es la cultura callejera, eso de hacer todo en las veredas, de mostrar lo que en Occidente se considera “privado” a los demás, de vivir la rutina puertas para afuera.

En tu post interactivo de Fez (novedoso post tipo Elige tu propia aventura) logramos afortunadamente sobrevivir un primer día en la ciudad sin que nos pasara nada, ¿En que ciudad del mundo no te aventurarías a viajar en un modo “Elige tu propia aventura”? Ver Post.

Foto: Flickr Aniko Villalba
Foto: Flickr Aniko Villalba

Creo que todas las ciudades sirven para un Elige tu propia aventura. Todavía no llegué a una ciudad a la que diga: acá no se puede. Es cuestión de cambiarnos el chip del turismo por el de lo lúdico y ver cada lugar como un patio de juegos.

Si jugaras al “juego de los viajes”, experimento ya preanunciado en tu post de Valparaíso y la elección de ésta ciudad como tu carta comodín ¿Qué lugares serían tus cuatro reinas? Ver Post.

Reina de corazones: Barcelona
Reina de diamantes: Buenos Aires
Reina de picas: Penang (Malasia)
Reina de trébol: Lima (Perú)

Por último, lo que todos te deben preguntar ¿Cuál es tu próximo viaje?

Mi próximo viaje será volver a Argentina con mi segundo libro listo para imprimir. Después de eso, no sé. A donde me lleve el viento.

Anniko Villalba
Anniko Villalba

El libro de Aniko Villalba: “Días de viaje. Relatos en primera persona” lo pueden adquirir su tienda virtual mientras que todas sus aventuras las pueden encontrar en Viajando por ahí.

Leave a Comment